Autor: Alberto Herrera.- Desde el 20 de noviembre de 2022, comenzará el próximo Mundial de fútbol a celebrarse en Qatar, un pequeño país árabe con una población de un cuarto de millón de locales y más de dos millones de extranjeros. Población que podrá disfrutar de primera mano el acontecimiento deportivo número uno a nivel mundial, en cuanto a espectadores se refiere y al impacto que con ello genera en términos de consumo, y cuyo primer juego será Qatar vs Ecuador.

El país sede de la próxima Copa Mundial, espera con ello que se genere un impacto financiero alrededor de USD 17.000 millones para su economía; lo que representaría casi un 9% de su PIB y cuyos máximos exponentes serán los sectores de la construcción y del turismo. No en vano, y a la espera de más de un millón de aficionados de todos los países del mundo, se pondrán a prueba si las adecuaciones realizadas en términos de viabilidad, comunicaciones, hoteles y aeropuertos pueden afrontar con éxito el magno evento a finales de año.

Según la periodista Leidys Becerra de Bloomberg en línea, indica que el gobierno de Qatar ha invertido los recursos financieros mayormente en el desarrollo de infraestructura y en la construcción de nueve nuevos campos y tres existentes que contarán con remodelaciones. Recordando que uno de los requisitos principales que un país necesita para albergar el máximo evento deportivo es contar con al menos doce estadios, de los cuales uno de ellos debe tener capacidad para 80.000 espectadores para la final y dos con capacidad para 60.000 aficionados para las semifinales.

SIga Leyendo Aqui >>>>>>>