Por Eamon McKinney

Un Gran Reinicio sucederá, pero no el que pretenden los Globalistas. Es posible que tengan que conformarse con el Gran Desacoplamiento en su lugar.

La economía verde, la desindustrialización, los pasaportes de salud digitales, las monedas digitales del Banco Central, todos estos son componentes centrales del plan de los globalistas para el Gran Reinicio. El WEF ha pintado una imagen de su futuro propuesto a través de Klaus Schwab y sus acólitos. «No tendremos nada, no poseeremos nada y seremos felices«.

El principal obstáculo para esta gran visión es que no es sorprendente que muy pocos países deseen aceptarla. Los globalistas saben que su juego está llegando a su fin y el Gran Reinicio es su forma de asegurar que el mismo cábal financiero que ha llevado al mundo a su lamentable estado actual, continúe gobernando sobre todos nosotros, en el próximo orden mundial 2.0. Los objetores más prominentes de este plan insidioso son, por supuesto, Rusia y China. A diferencia de sus contrapartes occidentales, ambos tienen líderes fuertes que gozan de apoyo popular, tienen economías fuertes y son optimistas sobre las perspectivas futuras de crecimiento. Ninguno de los dos tiene la intención de sacrificar a sus países para que las élites occidentales puedan mantener su control sobre el sistema económico global e imponer su voluntad interesada a las naciones más débiles. Lo que en sus términos más simples, es la razón por la que ambos países necesitan ser destruidos, al menos económicamente antes de que el Gran Reinicio pueda imponerse al mundo. El tiempo, sin embargo, no está del lado de los globalistas, los acontecimientos recientes han demostrado que son conscientes de esto y están acelerando sus plazos, su linea del tiempo.

El Gran Reinicio y sus objetivos declarados han estado en la planificación durante varios años, sin embargo, esos planes ahora están seriamente retrasados. Se suponía que la elección de Trump en 2016 no iba a suceder, que seria Hillary Clinton la presidenta que avanzaria la agenda globalista impulsada por el musulman Obama. Resulto que Trump fue a Washington, el último evento del «Cisne Negro». Un ‘outsider’ sin el respaldo de un partido político y con aparentemente todos los principales medios de comunicación en su contra, y apoyado fundamentalmente por la iglesia cristiana evangelica yprotestante, en la que se condideraba una victoria casi imposible. Sin embargo, ganó, y parecía que pasó los cuatro años completos de su presidencia luchando contra la facción globalista, tanto a nivel internacional como dentro de Estados Unidos.

Washington se sintió engañado, Trump no solo era un «extraño», sino que también era un disruptor. Dejando a un lado las opiniones sobre el divisivo Trump, era indiscutiblemente un «nacionalista de America First», era anti-OTAN, anti-pedofilo y un vocal antiglobalista. No habría un Gran Reinicio bajo Trump, él era un obstáculo para la agenda y tenía que ser eliminado, lo cual sucedio en 2020 en unas elecciones descaradamente fraudulentas. Si Trump se postula nuevamente en 2024 y todo indica que lo hará, probablemente ganaría una elección honesta en un deslizamiento de tierra.

El regreso de Trump proporcionaría otro obstáculo importante a la agenda globalista. Espere que se gasten todos los esfuerzos para evitar otra presidencia de Trump. Con una población totalmente manipulada por las ‘fuerzas progresistas’, que en realidad son ‘de izquierda extremista’ y un mayor escrutinio electoral la próxima vez, es posible que tengan que recurrir a otras medidas para frustrar el regreso de Trump. Si Trump vuelve a entrar en la Casa Blanca en 2024, se espera que el notoriamente vengativo Trump busque la rendición de cuentas contra aquellos que cree que le robaron su legítima elección. Los nervios están desgastados en Washington y saben que el reloj está corriendo. Los glbalistas saben que no tienen mas municiones, se han jugado todoas sus mentiras, y usado el FBI y la CIA par sus nefarios propositos.

Trump retrasó la agenda en cuatro años y ahora están jugando contra el reloj, para recuperar el tiempo perdido; toda la evidencia sugiere que se están volviendo cada vez más desesperados. Las recientes invitaciones emitidas a Suecia y Finlandia para «acelerar» la membresía de la OTAN, es otra provocación a Rusia. Putin quiere poner fin al conflicto de Ucrania en sus propios términos y retirarse, no se empantana en un atolladero que se prolongaría durante años. La OTAN quiere exactamente eso. Cortejar a Suecia y Finlandia es su intento de asegurar años de conflicto y tensión. Putin entiende esto muy bien. A medida que el Cabal Internacional Globalista se tambalean de una mala idea a otra, se debe prestar atención a la prisa indecente en la que se están moviendo. Parece que están inventando las cosas a medida que avanzan, todo sin ningún sentido obvio de consecuencia, lo que todo ello apunta a deficiencias de planificación.

La perspectiva de Trump 2.0, no es el único tema sensible al tiempo que enfrentan los globalistas. La economía mundial está al borde de la implosión. Sri Lanka ha incumplido recientemente sus deudas internacionales. Esto creará inmediatamente al menos un agujero de $ 500 mil millones en la economía global. De manera alarmante, según el Banco Mundial, más de 70 países se encuentran en una situación económica igualmente peligrosa. Para la mayoría, sus deudas no son pagaderas, y la solución del FMI de privatizaciones, de ajuste estructural (austeridad) y recortes a los servicios gubernamentales, consignaría a estos países a generaciones de privaciones y disturbios sociales. O bien, podrían repudiar la deuda por completo y abandonar el modelo bancario occidental.

Tanto China como Rusia tienen alternativas a SWIFT y dan la bienvenida a los países que quieren escapar de la plantación financiera neoliberal. Ambos ofrecen inversión para el desarrollo, la no injerencia y el respeto a la soberanía de los países. Todas las cosas valoradas por todos los países, pero inalcanzables bajo la dominación occidental. Muy pronto tomarán decisiones por parte de los países de todo el Sur Global sobre con quién quieren alinear su futuro.

Una nueva propuesta que se presento ante la ONU el 22 de mayo pasado, esencialmente requeria que todas las naciones entregaran su soberanía a la OMS en caso de otra pandemia. Que incluso piensan que post-Covid, la OMS goza de ese nivel de confianza, es delirante. Esta toma de poder transparente se reconoce fácilmente por lo que es, todo indica que deberiamos esperar que siga otra pandemia en el futuro cercano. El Cabal todavía tiene las herramientas para engatusar, sobornar y amenazar a los países para que se sometan, y sin duda lo intentará, pero fuera de los países occidentales capturados, un movimiento tan desesperado obtendrá escaso apoyo en el futuro. El Covid no marcó el comienzo del Gran Reinicio, pero desató una ola de destrucción en la economía global que puede tardar generaciones en repararse.

Muchas preguntas sobre la mala gestión criminal del Covid siguen sin respuesta. Hay pocas naciones que no alberguen un profundo resentimiento hacia la notoriamente corrupta e inepta OMS y su genocida ‘Sugar Daddy Bill Gates’. La pura audacia de la propuesta de la OMS apesta a desesperación. La votación obtenida en este proyecto de manipulacion, deberia darle a los globalistas, otro claro recordatorio de su menguante poder e influencia.

Un Gran Reinicio sucederá, pero no el que pretenden los Globalistas. Es posible que tengan que conformarse con el Gran Desacoplamiento en su lugar. A medida que la influencia occidental continúa disminuyendo a un ritmo rápido, la tendencia de los países que acuden en masa a la órbita de China / Rusia está destinada a aumentar.

Es probable que el Nuevo Orden Mundial que han estado anhelando durante generaciones se restrinja a Europa Occidental y América del Norte, o alrededor del 15% de la población mundial. Los efectos de la desastrosa provocación de Ucrania y las sanciones fallidas pronto serán innegables. La escasez de alimentos y energía, junto con una inflación incontrolable, hará que incluso este NUEVO Orden Mundial más pequeño sea más difícil de controlar. El Emperador no tiene ropa, como todos pueden ver ahora, su juego es viejo, cansado y predecible, y no tienen nuevas ideas. Es posible que los globalistas no tengan que preocuparse por el regreso de Trump en 2024. Es muy probable que el reloj se les haya acabado para entonces. Podría suceder cualquier día.

Fuente: https://www.strategic-culture.org/