El Estado de Nuestras Monedas


Para entender el estado de nuestras monedas, es esencial darse cuenta de que vivimos y realizamos transacciones en un tiempo de transición entre dos sistemas, en medio de una guerra monetaria mundial.
El primer sistema es el dólar estadounidense, que ha servido como moneda de reserva mundial desde la Segunda Guerra Mundial.

En las últimas décadas, el sindicato responsable de la gestión del dólar estadounidense ha prolongado su vida y su cuota de mercado con un agresivo esfuerzo por extender las leyes y las sanciones financieras a nivel mundial, a la vez que se combinan los préstamos liberales con una serie de golpes financieros que a menudo constituyen una trampa. El resultado es que los países de todo el mundo han acelerado sus esfuerzos para crear una independencia del dólar.

En el último año, numerosos funcionarios de las esferas financiera y políticos han hecho pública su creencia de que el esfuerzo de la alianza angloamericana para instituir un modelo unipolar global (tras el colapso de la Unión Soviética) ha fracasado. También han manifestado abiertamente su descontento con el dólar estadounidense como moneda de reserva y no han tratado de ocultar sus esfuerzos por «desdolarizar».

En conjunto, estos acontecimientos contribuyeron a la percepción de un debilitamiento del dólar durante 2019 y principios de 2020. Ahora, a medida que la pandemia mundial ha diseñado una caída en el comercio y los ingresos mundiales y en el precio del petróleo, arrojando a muchos de los «desdolarizadores» en lo que yo llamo «la madre de todas las trampas de la deuda», el dólar vuelve a ser fuerte nuevamente. Esto da a los bancos centrales más grandes, que pueden imprimir dinero y comprar deuda ad infinitum, la ventaja.

El segundo sistema está «en la sala de desarrollo» mientras hablamos. Numerosas partes en el mundo desarrollado y en vías de desarrollo -incluyendo miembros del sindicato del dólar- están creando nuevos sistemas de transacción, pago y liquidación. El resultado es la creación de prototipos de sistemas complejos y nuevos productos financieros. La competencia para construir el hardware y el software para integrar a toda la población mundial ha sido feroz.

Tanto si se trata de la ampliación del sistema existente o la invención y el nacimiento de un nuevo sistema, estos desarrollos representan un paisaje complejo y confuso incluso para el observador financiero más sofisticado. En otras palabras, tanto si hablamos de guerras monetarias globales o de prototipos financieros de alta tecnología, el estado de nuestras divisas se define, en la actualidad, por la incoherencia creativa.

Lo importante es comprender en este período de transición es que muchos miembros de la dirección mundial (el cabal financiero internacional) no tienen la intención de crear un nuevo sistema monetario para el uso de la población en general. En su lugar, tienen la intención de poner fin al uso de la moneda como la conocemos, como parte de una reingeniería radical de nuestras leyes, finanzas y cultura existentes. Su objetivo es el fin de la soberanía individual, gestionada con tecnocracia y sistemas de transacción que pueden operar sin mercados ni moneda en el sentido clásico, integrados con otros sistemas de control.

Si has seguido el trabajo de Jon Rappoport durante las últimas décadas, sabes que ha habido muchos intentos de diseñar epidemias y pandemias nacionales y globales. Casi siempre han durado poco o se han desvanecido. Esta vez, en 2020, hemos experimentado una convergencia única de varias fuerzas: la creación de una pandemia mundial, el florecimiento de programas de flexibilización cuantitativa, los medios de comunicación, la propaganda en los medios sociales y el control mental, “impulsando un salto letal en el control central”.

Por un lado, esto ha hecho mi análisis más difícil. ¿Quién pensó alguna vez que el seguimiento de el reinicio global de los banqueros centrales (propiedad del cabal financiero internacional) requeriría conocimientos avanzados, experiencia, y una extensa red en las ciencias de la salud? Afortunadamente, el equipo de Solari está bendecido con muchos suscriptores y aliados que cuentan con este tipo de conocimientos y redes.

Por otro lado, la mayor visibilidad del control centralizado ha hecho que sea más fácil explicar lo que está ocurriendo. Durante los meses anteriores a la pandemia, me esforcé por explicar el transhumanismo y la visión de acabar con las monedas de una manera que la gente pudiera entender. Tener a Bill Gates saltando en Reddit (medio social) en 2020, para proponer abiertamente algunos de los puntos clave ciertamente simplificó las cosas.

Alguien dijo el otro día que una encuesta de YouGov indicaba que el 44% de los republicanos creen que Bill Gates quiere astillarnos. Aunque sería preferible ver ese número en el 99%, me atrevo a decir que el número era probablemente mucho más bajo en 2019. Los acontecimientos recientes han comunicado con éxito la psicopatía que impulsa el reseteo global mucho más efectivamente de lo que yo podría.

Si me hubieras dicho en 2019 que me llevaría un año para publicar el estado final de nuestras monedas, no no te habría creído. Por ello, debo disculparme profusamente y expresar mi gratitud por la paciencia de nuestros suscriptores. Quería hacerlo bien… y ha habido una tensión extraordinaria entre tomarme el tiempo para averiguar qué es lo que está pasando y publicar este documento. Como la situación es muy fluida, espero que mi análisis seguirá evolucionando también.

En el resumen anual de 2019 dije que la pregunta que se nos plantea en 2020 es: «¿Qué vamos a hacer con los hermanos Beck?». Esto era una referencia a la serie de vídeo “Yellowstone”. Los Beck Brothers eran esos tipos desagradables que jugaban sucios, que finalmente requirieron una partida local organizada para matarlos. Cuando se les preguntaba por qué seguían maquinando asesinatos, envenenamientos de ganado, secuestros de niños, y otros trucos sucios, uno de los hermanos Beck explicó: «Nadie se defiende».

AHORA ES EL

TIEMPO EN EL QUE

TÚ Y YO ESTAMOS

LLAMADOS A

VOLVER A LA LUCHA.

Mi nombre es Catherine Austin Fitts. Soy el editor del «Informe Solari» y director gerente de los servicios de asesoría de inversiones de Solari. Acabo de publicar un gran estudio llamado “El  Estado de Nuestras Monedas” y lo que describo es el hecho de que durante muchas décadas, el dólar ha sido la moneda de reserva y el sistema es lo que describiría como un diente largo y los banqueros centrales estan tratando de incorporar un nuevo sistema, que nos esclavizara aun mas

Fuente: The State of Our Currencies (solari.com)