April 19, 2022

Contributed by Alexandra Bruc

TRANSCRIPCIÓN

Después de que Ron DeSantis firmara un proyecto de ley «antigroomer» que impide a los profesores de las escuelas hablar a los niños de 5 años sobre los actos sexuales homosexuales y la ideología transgénero radical, los groomers han salido a la luz y mucha gente está despertando al lado oscuro de Disney.

El periodista de investigación, Christopher Rufo, ha esbozado una lista parcial de empleados de Disney que han sido detenidos por delitos sexuales contra menores.

Robert Kingsolver era un gerente de servicio que supervisaba las reparaciones de las atracciones en el Reino Mágico. Fue detenido en 2014 por solicitar sexo a un agente que se hacía pasar por una niña de 14 años.

Allen Treaster, conserje de Animal Kingdom Lodge, que solía trabajar en la popular atracción Toy Story de Disney, se anunciaba en Internet como «gran oso de peluche para perseguidor más joven» y confesó haber mantenido relaciones sexuales con un chico de 15 años al que preparó por Internet.

El trabajador de la tienda de regalos de Animal Kingdom Lodge, Paul Fazio, fue condenado por descargar vídeos de pornografía infantil que mostraban actividades sexuales con adultos y niños.

El actor Patrick Holgerson fue detenido en 2014 tras enviar fotos de desnudos en línea, mientras intentaba quedar con un niño de 13 años.

Justin Hazan, un operador de la atracción Millenium Falcon, y Arlandres Sims, un corredor de comida en el complejo Animal Kingdom, fueron arrestados en 2020 por vender pornografía infantil con víctimas de tan solo 4 años.

El anfitrión juvenil de Disney Cruise Line, Oliver Lovatt, fue detenido en 2019 por abusar de un niño de 10 años a bordo del Oceaneer Kids’ Lab del barco Magic, tras vendarle los ojos y darle varias vueltas como parte de un juego.

En 2012, una niña de 11 años fue manoseada y besada en un ascensor por Milton Braganza, de 33 años, un camarero del Disney Dream. Los funcionarios de Disney dijeron a una agente de seguridad de la línea de cruceros que mantuviera la boca cerrada y no hiciera nada.

Dos días después, cuando el barco llegó a Nassau, Braganza admitió ante la policía de las Bahamas que había abusado de la chica y fue llevado al aeropuerto, donde Disney organizó su vuelo de regreso a la India.

El año pasado, los custodios de los estudios Hollywood, Jonathan McGrew y Savannah Lawrence, fueron sorprendidos intentando hacer un trío con una niña de 13 años. McGrew dijo que la fantasía de los cuates era «jugar a ser padrastro, hijastra y madrastra».

El socorrista de Animal Kingdom Lodge, Kenneth Aquino, fue detenido tras intentar mantener relaciones sexuales con una niña de 13 años, presentándose con su ropa de trabajo de Disney.

Por supuesto, los depredadores de niños buscarán naturalmente empleo en Disney, pero está en todas partes dentro de la empresa.

El director de edición musical, John Healey, fue acusado de 3 delitos graves de abuso sexual infantil en 2017. El vicepresidente Michael Laney fue condenado por abusar sexualmente de una niña de 7 años en 2019.

Tanto el actor-productor Brian Peck como el director Victor Salva fueron recontratados por Disney después de que cumplieran condena por violar a niños desde el plató.

La sexualización subliminal de los niños ha sido demostrablemente una parte del trabajo de Disney durante generaciones, incrustada en sus animaciones.

Varios denunciantes han afirmado que Disney ha sido utilizado desde sus inicios como una forma de control mental y MK ULTRA – más famoso por su Proyecto Monarca de programación de princesas en niñas.

Así que no es de extrañar que el presidente corporativo de Disney admita que quiere inundar las historias de Disney con la llamada agenda LGBTQIA, que ahora entendemos que es un código para la pedofilia.

Fuente: https://forbiddenknowledgetv.net/the-dark-side-of-disney