El gobierno de Turquía acaba de anunciar que ha enviado tropas al norte de Irak. Según informes desde el terreno, las fuerzas turcas están bombardeando, intentando hacer aterrizar helicópteros y enviando tropas de tierra, todo ello supuestamente para hacer frente a los «militantes» kurdos.

El ejército turco confirma un ataque aéreo y luego una ofensiva terrestre en las regiones iraquíes de Zap, Metina y Avasin Basyan, en el norte de Irak

Esta es una nueva operación militar transfronteriza de Turquía, contra supuestas posiciones de militantes kurdos en el norte de Irak, en la que afirma que la incursión tenía como objetivo «impedir los ataques terroristas» procedentes del país árabe vecino.

El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, declaró el lunes que los aviones de guerra y la artillería turcos atacaron posiciones pertenecientes al grupo militante del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), y añadió que las tropas de comando, respaldadas por helicópteros y aviones no tripulados, cruzaron posteriormente la región vecina por tierra o fueron transportadas por aire en helicópteros.

Las posiciones atacadas incluyen refugios, búnkeres, cuevas, túneles y depósitos de municiones.

En un vídeo publicado en el sitio web del ministerio, Akar dijo que la ofensiva, bautizada como «Operación Cerradura de Garras», se centró en las regiones de Metina, Zap y Avashin-Basyan, en el norte de Irak.

«Nuestra operación continúa con éxito, según lo previsto. Se han alcanzado los objetivos fijados para la primera fase», dijo el ministro, y añadió: «Nuestra lucha continuará hasta que el último terrorista sea neutralizado.«

Según el ministerio, la ofensiva tenía como objetivo «prevenir los ataques terroristas» y garantizar la seguridad de las fronteras tras la evaluación de que el PKK estaba planeando un asalto a gran escala.

Esta foto muestra al ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar (C), en el Centro de Operaciones del Mando de las Fuerzas Aéreas en el Cuartel General del Mando de las Fuerzas Aéreas el 18 de abril de 2022. (Foto de la Agencia Anadolu)

Los militantes del PKK -designado como grupo terrorista por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea- se enfrentan regularmente a las fuerzas turcas en el sureste de Turquía, dominado por los kurdos y unido al norte de Irak.

En respuesta, el ejército turco ha ocupado zonas del norte de Irak, donde realiza regularmente ataques contra supuestas posiciones del PKK sin el consentimiento del país árabe.

Bagdad ha condenado en repetidas ocasiones las actuales operaciones militares de Ankara en el norte de Irak, advirtiendo que Turquía pretende hacerse con el control de la estratégica ciudad noroccidental de Mosul y anexionarla a su propio territorio.

Los grupos de resistencia iraquíes también han advertido una y otra vez a Turquía de las consecuencias de sus incursiones en su país.

Turquía también ha violado la integridad territorial de Siria al desplegar allí sus fuerzas militares con el supuesto objetivo de luchar contra los militantes del PKK, lo que ha provocado fuertes condenas del gobierno de Damasco.

Fuente: https://www.presstv.ir/