POR DOUGLAS VALENTINE – LARS SCHALL

Lars Schall: Hace 70 años, el 18 de septiembre de 1947, la Ley de Seguridad Nacional creó la Agencia Central de Inteligencia, la CIA. Douglas, usted se refiere a la CIA como «la rama del crimen organizado del gobierno de Estados Unidos». ¿Por qué?

Douglas Valentine: Todo lo que hace la CIA es ilegal, y por eso el gobierno le proporciona un impenetrable manto de secreto. Mientras los mitógrafos de la industria de la información presentan a Estados Unidos como un bastión de la paz y la democracia, los agentes de la CIA dirigen organizaciones criminales en todo el mundo. Por ejemplo, la CIA contrató a uno de los principales narcotraficantes de Estados Unidos en los años 50 y 60, Santo Trafficante, para que asesinara a Fidel Castro. A cambio, la CIA permitió al Trafficante importar toneladas de narcóticos a Estados Unidos. La CIA crea empresas propietarias de armamento, transporte y banca para facilitar las organizaciones criminales de narcotráfico que hacen su trabajo sucio. El dinero de la mafia se confunde en los bancos offshore con el de la CIA, hasta que ambos son indistinguibles.

El tráfico de drogas es sólo un ejemplo.

LS: ¿Qué es lo más importante que hay que entender de la CIA?

DV: Su historia organizativa, que, si se estudia con suficiente detenimiento, revela cómo la CIA consigue mantener su secreto. Esta es la contradicción esencial en el corazón de los problemas de Estados Unidos: si fuéramos una democracia y si realmente disfrutáramos de la libertad de expresión, podríamos estudiar y hablar sobre la CIA. Nos enfrentaríamos a nuestro racismo y sadismo institucionalizados. Pero no podemos, y por eso nuestra historia sigue siendo desconocida, lo que a su vez significa que no tenemos ni idea de quiénes somos, como individuos o como nación. Nos imaginamos que somos cosas que no somos. Nuestros líderes conocen fragmentos de la verdad, pero dejan de ser líderes cuando empiezan a hablar de las cosas verdaderamente malvadas que hace la CIA.

LS: Un término de interés relacionado con la CIA es «negación plausible». Explíquelo, por favor.

DV: La CIA no hace nada que no pueda negar. Tom Donohue, un alto funcionario de la CIA retirado, me habló de esto.

Déjeme contarle un poco sobre mi fuente. En 1984, el ex director de la CIA, William Colby, aceptó ayudarme a escribir mi libro, «El Programa Fénix». Colby me presentó a Donohue en 1985. Donohue había dirigido la rama de «acción encubierta» de la CIA en Vietnam entre 1964 y 1966, y muchos de los programas que desarrolló se incorporaron a Phoenix. Como Colby había respondido por mí, Donohue se mostró muy comunicativo y me explicó mucho sobre el funcionamiento de la CIA.

Donohue era el típico oficial de la CIA de primera generación. Había estudiado Religión Comparada en Columbia y entendía la transformación simbólica. Era un producto y practicante de la política del condado de Cook que se unió a la CIA después de la Segunda Guerra Mundial, cuando percibió la Guerra Fría como «una industria en crecimiento«. Había sido el jefe de estación de la CIA en Filipinas al final de su carrera y, cuando hablé con él, estaba haciendo negocios con un antiguo ministro de Defensa filipino. Estaba haciendo un buen uso de sus contactos, lo que es normal. Así es como funciona la corrupción para los altos burócratas.

Donohue dijo que la CIA no hace nada a menos que cumpla dos criterios. El primer criterio es el «potencial de inteligencia«. El programa debe beneficiar a la CIA; tal vez les diga cómo derrocar a un gobierno, o cómo chantajear a un funcionario, o dónde se esconde un informe, o cómo hacer que un agente cruce una frontera. El término «potencial de inteligencia» significa que tiene alguna utilidad para la CIA. El segundo criterio es que se puede negar. Si no pueden encontrar una forma de estructurar el programa o la operación para poder negarlo, no lo harán. La negación plausible puede ser tan simple como proporcionar a un oficial o activo una cobertura militar. Entonces la CIA puede decir: «El ejército lo hizo«.

La negación plausible tiene que ver con el lenguaje. Durante las audiencias del Senado sobre los planes de asesinato de la CIA contra Fidel Castro y otros líderes extranjeros, el antiguo subdirector de operaciones de la CIA, Richard Bissell, definió la «negación plausible» como «el uso de circunloquios y eufemismos en discusiones en las que las definiciones precisas expondrían las acciones encubiertas y las pondrían fin«.

Todo lo que hace la CIA es negable. Es parte de su mandato en el Congreso. El Congreso no quiere ser responsable de las cosas criminales que hace la CIA. La única vez que algo que hace la CIA se hace público -aparte de los raros accidentes o denuncias- es cuando el Congreso o el Presidente creen que es útil, por razones de guerra psicológica, que el pueblo estadounidense sepa que la CIA lo está haciendo. La tortura es un buen ejemplo. Después del 11-S, y hasta la invasión de Irak, el pueblo estadounidense quería venganza. Querían ver correr la sangre musulmana, así que la administración Bush dejó que se filtrara que estaban torturando a los malhechores. Se hicieron los simpáticos y lo llamaron «interrogatorio mejorado«, pero todo el mundo lo entendió simbólicamente. Circunloquio y eufemismo. Negación plausible.

LS: ¿Sabe la gente de la CIA que forma parte de «la rama del crimen organizado del gobierno estadounidense«? En el pasado, usted ha sugerido en relación con el programa Phoenix, por ejemplo: «Como la CIA se compartimenta, acabé sabiendo más sobre el programa que cualquier individuo de la CIA«.

DV: Sí, así es. Hablo extensamente de esto en mi libro La CIA como crimen organizado. La mayoría de la gente no tiene ni idea de lo que hacen realmente los policías. Creen que los policías te ponen una multa por exceso de velocidad. No ven que los policías se asocian con delincuentes profesionales y ganan dinero en el proceso. Creen que cuando un tipo se pone un uniforme, se convierte en alguien virtuoso. Pero las personas que se dedican a la aplicación de la ley lo hacen por el truco de ejercer poder sobre otras personas, y en este sentido, se relacionan más con los delincuentes con los que se asocian que con los ciudadanos a los que se supone que deben proteger y servir. Buscan intimidar a alguien y son corruptos. Eso es la aplicación de la ley.

La CIA está poblada por el mismo tipo de gente, pero sin ninguna de las limitaciones. El oficial de la CIA que creó el programa Phoenix, Nelson Brickham, me dijo esto sobre sus colegas: «He descrito el servicio de inteligencia como una forma socialmente aceptable de expresar las tendencias criminales. Un tipo que tiene fuertes tendencias criminales pero es demasiado cobarde para serlo, acabaría en un lugar como la CIA si tuviera la educación necesaria«. Brickham describió a los oficiales de la CIA como aspirantes a mercenarios «que encontraron una forma socialmente aceptable de hacer estas cosas y, debo añadir, que les pagan muy bien por ello«.

Es bien sabido que cuando la CIA selecciona agentes o personas para dirigir milicias o unidades policiales secretas en naciones extranjeras, somete a sus candidatos a un riguroso examen psicológico. John Marks, en «La búsqueda del candidato de Manchuria», contó cómo la CIA envió a su principal psicólogo, John Winne, a Seúl para «seleccionar el cuadro inicial» de la CIA coreana. «Monté una oficina con dos traductores«, dijo Winne a Marks, «y utilicé una versión coreana del Wechsler«. Los psiquiatras de la CIA hicieron el test de evaluación de la personalidad a dos docenas de militares y policías, «y luego redactaron un informe de media página sobre cada uno, con una lista de sus puntos fuertes y débiles«. «Winne quería saber sobre la capacidad de cada candidato para seguir órdenes, la creatividad, la falta de trastornos de la personalidad, la motivación… por qué quería dejar su trabajo actual. Era sobre todo por el dinero, especialmente con los civiles«.

De este modo, la CIA recluta fuerzas policiales secretas como activos en todos los países donde opera, incluidos los ocupados Irak y Afganistán. En América Latina, Marks escribió: «La CIA… encontró el proceso de evaluación más útil para mostrar cómo entrenar la sección antiterrorista. Según los resultados, se demostró que estos hombres tenían psicologías muy dependientes y necesitaban una fuerte dirección

Esa «dirección» vino de la CIA. Marks citó a un evaluador diciendo: «Cada vez que la Compañía gastaba dinero para entrenar a un extranjero, el objetivo era que, en última instancia, sirviera a nuestros propósitos». Los oficiales de la CIA «no se conformaban con colaborar estrechamente con estas agencias de inteligencia extranjeras; insistían en penetrar en ellas, y el Sistema de Evaluación de la Personalidad les proporcionaba una ayuda útil.«

Lo que es menos conocido es que el personal de la dirección ejecutiva de la CIA está mucho más preocupado por la selección de los candidatos adecuados para servir como oficiales de la CIA que por la selección de agentes en el extranjero. La CIA dedica una gran parte de su presupuesto a averiguar cómo seleccionar, controlar y gestionar su propia fuerza de trabajo. Comienza por inculcar la obediencia ciega. La mayoría de los agentes de la CIA se consideran soldados. La CIA está configurada como una organización militar con una cadena de mando sagrada que no puede ser violada. Alguien te dice lo que tienes que hacer, y tú saludas y lo haces. O estás fuera.

Otros sistemas de control, como los «programas de adoctrinamiento motivacional«, hacen que los oficiales de la CIA se consideren especiales. Estos sistemas se han perfeccionado y puesto en marcha durante las últimas siete décadas para moldear las creencias y respuestas de los oficiales de la CIA. A cambio de renunciar a sus derechos legales, se benefician de sistemas de recompensa; lo más importante es que los oficiales de la CIA son inmunes a la persecución de sus delitos. Se consideran a sí mismos los pocos protegidos y, si aceptan de todo corazón la cultura de la dominación y la explotación, pueden aspirar a trabajos cómodos en el sector privado cuando se jubilen.

El personal de la dirección ejecutiva de la CIA compartimenta las distintas divisiones y ramas para que los oficiales individuales de la CIA puedan permanecer desvinculados. Altamente adoctrinados, obedecen ciegamente sobre la base de la «necesidad de saber«. Este sistema institucionalizado de ignorancia y autoengaño autoimpuesto sostiene, en sus mentes retorcidas, la ilusión de la rectitud estadounidense, de la que depende su motivación para cometer todo tipo de crímenes en nombre de la seguridad nacional. Eso y el hecho de que la mayoría son sociópatas.

También es un sistema de autorregulación. Como explicó el agente del FBN Martín Pera, «si tienes éxito porque puedes mentir, engañar y robar, esas cosas se convierten en herramientas que utilizas en la burocracia«.

LS: ¿Puede decirnos, por favor, qué hay detrás de un término que le gusta utilizar, la «Hermandad Universal de Oficiales»?

DV: La clase dirigente de cualquier Estado considera a la gente que gobierna como seres inferiores a los que hay que manipular, coaccionar y explotar. Los gobernantes instituyen todo tipo de sistemas -que funcionan como chanchullos de protección- para asegurar sus prerrogativas de clase. Los militares son el verdadero poder en cualquier Estado, y los militares en cada Estado tienen una cadena de mando en la que la obediencia ciega a los superiores es sagrada e inviolable. Los oficiales no confraternizan con los soldados rasos porque en algún momento los enviarán a la muerte. Hay un cuerpo de oficiales en cada ejército, así como en cada burocracia y en cada clase dirigente de cada estado, que tiene más en común con los oficiales militares, los burócratas de alto nivel y los gobernantes de otros estados, que con la chusma prescindible y explotable de su propio estado.

Los policías son miembros de la Hermandad Universal de Oficiales. Están por encima de la ley. Los oficiales de la CIA están en la cúspide de la Hermandad. Dotados de identidades falsas y guardaespaldas, vuelan en aviones privados, viven en villas y matan con tecnología punta. Dicen a los generales del ejército lo que tienen que hacer. Dirigen los comités del Congreso. Asesinan a jefes de Estado y matan a niños inocentes con impunidad e indiferencia. Para ellos todo el mundo, menos sus jefes, es prescindible.

LS: En su opinión, el «secreto más profundo y oscuro del National Security Establishment» es que está involucrado en el tráfico mundial de drogas. ¿Cómo surgió esta implicación?

DV: La gestión y el control del tráfico internacional de drogas por parte de la CIA, en nombre de los intereses corporativos que gobiernan Estados Unidos, tiene dos facetas. Es importante señalar que la implicación del gobierno estadounidense en el tráfico de drogas comenzó antes de que existiera la CIA, como medio de control de los Estados, así como de los movimientos políticos y sociales dentro de ellos, incluido Estados Unidos. La participación directa comenzó en la década de 1920, cuando Estados Unidos ayudó al régimen nacionalista de Chiang Kai-shek en China a mantenerse a través del tráfico de estupefacientes.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el predecesor de la CIA, la OSS, proporcionó opio a las guerrillas kachin que luchaban contra los japoneses. La OSS y el ejército estadounidense también forjaron lazos con el submundo criminal estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial, y a partir de entonces proporcionarían secretamente protección a los narcotraficantes estadounidenses a los que contrataban para hacer su trabajo sucio en el país y en el extranjero.

Tras la expulsión de los nacionalistas de China, la CIA estableció a estos narcotraficantes en Taiwán y Birmania. En los años 60, la CIA dirigía el tráfico de drogas en todo el sudeste asiático y ampliaba su control en todo el mundo, especialmente en Sudamérica, pero también en Europa. La CIA apoyaba a sus aliados en el tráfico de drogas en Laos y Vietnam. El general de la Fuerza Aérea Nguyen Cao Ky, mientras ejercía en 1965 como jefe de la dirección de seguridad nacional de Vietnam del Sur, vendió a la CIA el derecho a organizar milicias privadas y a construir centros secretos de interrogatorio en todas las provincias, a cambio del control de una lucrativa franquicia de contrabando de narcóticos. A través de su hombre fuerte, el general Loan, Ky y su camarilla financiaron tanto su aparato político como sus fuerzas de seguridad con los beneficios del opio. Todo ello con la ayuda de la CIA.

El riesgo de que se descubran sus vínculos con los narcotraficantes del sudeste asiático, es lo que marca el inicio de la segunda faceta: la infiltración y el dominio de la CIA en los diversos organismos gubernamentales implicados en la lucha contra la droga. Altos funcionarios estadounidenses dispusieron la disolución de la antigua Oficina de Estupefacientes y su recreación en 1968 dentro del Departamento de Justicia como Oficina de Estupefacientes y Drogas Peligrosas. La CIA comenzó inmediatamente a infiltrarse en los niveles más altos de la BNDD con el fin de proteger a sus aliados en el tráfico de drogas en todo el mundo, especialmente en el sudeste asiático.

La Subdivisión de Contrainteligencia de la CIA, bajo el mando de James Angleton, había estado en contacto con estas agencias antidroga desde 1962, pero en 1971 la función pasó a la división de operaciones de la CIA. En 1972, el oficial de la CIA Seymour Bolten fue nombrado Asistente Especial del Director de la CIA para la Coordinación de Narcóticos. Bolten se convirtió en asesor de William Colby y posteriormente del DCI George H.W. Bush. En 1973, con la creación de la DEA, la CIA tenía el control total de todas las operaciones de lucha contra la droga en el extranjero y podía proteger también a los traficantes en Estados Unidos. En 1990, la CIA creó su propio centro de lucha contra los estupefacientes, a pesar de que se le prohibió ejercer cualquier función de aplicación de la ley a nivel nacional.

LS: ¿Es la guerra contra las drogas también una guerra contra los negros? Permítame darle un marco para esta pregunta, ya que John Ehrlichman, un antiguo ayudante de alto nivel de Richard Nixon, supuestamente lo admitió: «La campaña de Nixon en 1968, y la Casa Blanca de Nixon después, tenían dos enemigos: la izquierda antiguerra y los negros. ¿Entiendes lo que digo? Sabíamos que no podíamos hacer que fuera ilegal estar en contra de la guerra o ser negro, pero si conseguíamos que el público asociara a los hippies con la marihuana y a los negros con la heroína, y luego criminalizábamos fuertemente a ambos, podíamos desbaratar esas comunidades. Podíamos arrestar a sus líderes, allanar sus casas, disolver sus reuniones y vilipendiarlos noche tras noche en las noticias de la noche. ¿Sabíamos que estábamos mintiendo sobre las drogas? Por supuesto que sí». (1) Y puedo citar los diarios de H. R. Haldeman a este respecto, por supuesto. En las primeras etapas de su presidencia, más concretamente el 28 de abril de 1969, Nixon expuso su estrategia básica a su jefe de personal: «[El presidente Nixon] hizo hincapié en que hay que afrontar el hecho de que todo el problema son los negros. La clave es idear un sistema que lo reconozca sin que lo parezca». (2) Entonces, ¿la guerra contra las drogas que comenzó bajo Nixon es también una guerra contra los negros? Y si es así, ¿qué nos dice esto sobre Estados Unidos?

DV: Estados Unidos es un antiguo estado esclavista y una sociedad descaradamente racista, así que sí, la guerra contra las drogas, gestionada por supremacistas blancos, estaba y está dirigida contra los negros y otras minorías despreciadas como forma de mantenerlos privados de derechos. La antigua Oficina de Narcóticos era descaradamente racista: hasta 1968 no se permitió a los agentes negros de la FBN convertirse en supervisores de grupo (grado 13) y dirigir a los agentes blancos.

Entrevisté al ex agente de la FBN William Davis para mi libro sobre la FBN, La fuerza del lobo. Davis explicó la situación de los agentes negros. Tras graduarse en la Universidad de Rutgers en 1950, Davis, de visita en Nueva York, escuchó a la cantante Kate Smith elogiar al agente del FBN Bill Jackson en un programa de radio. «Ella lo describió como un abogado negro que estaba haciendo un buen trabajo como agente federal de narcóticos«, recordó Davis, «y esa fue mi inspiración. Presenté mi candidatura a la Oficina de Narcóticos y me contrataron enseguida, pero pronto descubrí que había una norma no escrita según la cual los agentes negros no podían ocupar puestos de respeto: no podían convertirse en líderes de grupo, ni dirigir o dar instrucciones a los blancos. Los pocos agentes negros que teníamos en un momento dado«, dijo con amargura, «tal vez ocho en todo el país, sufrimos indignidades«.

Davis contó cómo Wade McCree, mientras trabajaba como agente de la FBN en la década de 1930, creó una medicina patentada. Pero McCree cometió el error de escribir a Eleanor Roosevelt para quejarse de que los fiscales del Sur llamaban a los agentes negros «negros». Como resultado, el personal jurídico de la FBN acusó a McCree de utilizar las instalaciones de la FBN para crear su medicamento de patente. McCree fue despedido con el efecto dominó que se pretendía: su despido envió un claro mensaje de que no se tolerarían las quejas de los agentes negros.

En una entrevista para La fuerza del lobo, Clarence Giarusso, un veterano agente de narcóticos de Nueva Orleans y su jefe de policía en la década de 1970, me explicó la situación racial desde la perspectiva de las fuerzas del orden locales. «Hacíamos casos en los barrios negros porque era fácil«, dijo. «No necesitábamos una orden de registro, nos permitía cumplir nuestras cuotas y era algo continuo. Si encontrábamos droga en un negro podíamos meterlo en la cárcel durante unos días y a nadie le importaba. No tiene dinero para un abogado, y los tribunales están preparados para condenar; no hay ninguna expectativa por parte del jurado de que tengamos que presentar un caso. Así que, en lugar de dejarse llevar, se convierte en informante, lo que significa que podemos hacer más casos en su barrio, que es lo único que nos interesa. No nos importa Carlos Marcello o la mafia. A los policías de la ciudad no les interesa quién trae la droga. Ese es el trabajo de los agentes federales».

Cualquiera que piense que hoy en día es diferente, vive en un mundo de fantasía. Donde yo vivo, en Longmeadow, MA, los policías son la primera línea de defensa contra los negros y puertorriqueños de la cercana ciudad de Springfield. Hace unos 15 años, hubo un asesinato mafioso en la sección Little Italy de Springfield. En ese momento, los negros y los puertorriqueños se estaban mudando al barrio y había mucha tensión racial. El canal de televisión local me entrevistó al respecto y dije que Al Bruno, el jefe de la mafia asesinado, era probablemente un informante del FBI. Al día siguiente, la gente que conocía no quería hablar conmigo. Se hicieron comentarios. Alguien me dijo que el hijo de Bruno iba al mismo gimnasio que yo. En una ciudad como Springfield y sus barrios suburbanos, todo el mundo es pariente o amigo de alguien de la mafia.

Unos años antes del asesinato de Bruno, me había hecho amigo del conserje del gimnasio al que pertenezco. Por casualidad, el conserje era el hijo de un detective de narcóticos de Springfield. El conserje y yo jugábamos al billar y bebíamos cervezas en los bares locales. Un día me contó un secreto que le había contado su padre. Su padre le dijo que los policías de Springfield dejaban que los jefes de la mafia introdujeran los narcóticos en Springfield y, a cambio, los capos ponían nombre a sus clientes negros y puertorriqueños. De esta manera, como dijo Giarusso más arriba, los policías siguen haciendo casos y las comunidades minoritarias tienen más dificultades para comprar casas e invadir a los blancos establecidos en sus barrios. Esto ocurre en todos los lugares de Estados Unidos todos los días.

LS: ¿Le parece irónico que todo el tráfico de drogas no existiría como lo hace hoy si las drogas no fueran ilegales en primer lugar?

DV: La ilegalización de los estupefacientes hizo que la cuestión de la adicción pasara de ser una cuestión de «salud pública» a una cuestión de aplicación de la ley y, por tanto, un pretexto para ampliar las fuerzas policiales y reorganizar los sistemas de justicia penal y bienestar social para impedir que las minorías despreciadas avanzaran política y socialmente. La industria de la salud se puso en manos de empresarios que buscaban beneficios a costa de las minorías despreciadas, los pobres y las clases trabajadoras. Las empresas privadas crearon instituciones cívicas para santificar esta política represiva. Los educadores públicos desarrollaron planes de estudio que se duplicaron como adoctrinamiento político promoviendo la línea racista del Partido Empresarial. Se establecieron burocracias para promover la expansión de los intereses empresariales en el extranjero, mientras se suprimía la resistencia política y social a las industrias médicas, farmacéuticas, de fabricación de medicamentos y de aplicación de la ley que se beneficiaban de ello.

Se necesita una biblioteca llena de libros para explicar los fundamentos económicos de la guerra contra las drogas, y las razones de la regulación del laissez faire estadounidense de las industrias que se benefician de ella. En pocas palabras, se benefician de ella al igual que la mafia se beneficia de ella. Basta con decir que los inversores de Wall Street en las industrias de la droga han utilizado al gobierno para desencadenar y transformar su poder económico en poder político y militar global; no hay que olvidar que Estados Unidos no es una nación productora de opio o cocaína, y que los estupefacientes son un recurso estratégico del que dependen todas las industrias mencionadas, incluida la militar. Controlar el suministro mundial de drogas, tanto legales como ilegales, es una cuestión de seguridad nacional. Lea mis libros para ver ejemplos de cómo se ha desarrollado esto en los últimos 70 años

LS: ¿Forma la CIA parte del problema del opio en Afganistán?

DV: En Afganistán, los oficiales de la CIA gestionan el tráfico de drogas desde sus hamacas a la sombra. La producción de opio se ha disparado desde que crearon el gobierno de Karzai en 2001-2 y establecieron redes de inteligencia en la resistencia afgana a través de «civiles amigos» al servicio del señor de la guerra traficante de opio, Gul Agha Sherzai. La opinión pública estadounidense ignora en gran medida que los talibanes depusieron las armas tras la invasión estadounidense y que el pueblo afgano sólo se levantó en armas después de que la CIA instalara a Sherzai en Kabul. En alianza con los hermanos Karzai, Sherzai suministró a la CIA una red de informantes que tenía como objetivo a sus rivales comerciales, no a los talibanes. Como reveló Anand Gopal en No Good Men Among the Living, como resultado de los consejos amistosos de Sherzai, la CIA torturó y mató metódicamente a los líderes más venerados de Afganistán en una serie de redadas al estilo de Phoenix que radicalizaron al pueblo afgano. La CIA inició la guerra como pretexto para una prolongada ocupación y colonización de Afganistán.

A cambio de sus servicios, Sherzai recibió el contrato para construir la primera base militar estadounidense en Afganistán, junto con una importante franquicia de drogas. La CIA dispuso que sus señores de la droga afganos quedaran exentos de las listas de la DEA. Todo esto está documentado en el libro de Gopal. Los oficiales de la CIA a cargo observan divertidos cómo las tasas de adicción se disparan entre los jóvenes afganos cuyos padres han sido asesinados y cuyas mentes han sido dañadas por más de 15 años de agresión estadounidense. No les importa que las drogas lleguen a los centros urbanos de Estados Unidos, por todas las razones económicas, sociales y políticas citadas anteriormente.

El tráfico de drogas también tiene «potencial de inteligencia«. Los oficiales de la CIA tienen un acuerdo con los señores de la guerra afganos protegidos que convierten el opio en heroína y lo venden a la mafia rusa. No es diferente de los policías que trabajan con los traficantes de drogas de la mafia en Estados Unidos; es un acuerdo con un enemigo que garantiza la seguridad política de la clase dirigente. El acuerdo se basa en el hecho de que el crimen no puede ser erradicado, sólo puede ser gestionado.

La CIA está autorizada a negociar con el enemigo, pero sólo si los canales son seguros y negables. Sucedió durante el escándalo de Irán Contra, cuando el presidente Reagan se ganó el amor del pueblo estadounidense prometiendo no negociar nunca con los terroristas, mientras su administración de dos caras enviaba secretamente a oficiales de la CIA a Teherán para vender misiles a los iraníes y utilizar el dinero para comprar armas para los Contras que traficaban con drogas. En Afganistán, el acomodo dentro del submundo de la droga proporciona a la CIA un canal seguro con los dirigentes talibanes, con los que negocian asuntos sencillos como el intercambio de prisioneros. El submundo del espionaje criminal en Afganistán proporciona el espacio intelectual para una eventual reconciliación. Siempre hay negociaciones preliminares para un alto el fuego, y en todo conflicto moderno estadounidense ese es el trabajo de la CIA. Trump, sin embargo, va a prolongar la ocupación indefinidamente.

El hecho de que 600 agentes subordinados de la DEA estén en Afganistán hace que todo el asunto sea plausiblemente negable.

LS: ¿Empleó Estados Unidos características del programa Phoenix como una réplica en Afganistán? Lo pregunto especialmente en relación con el comienzo de la «Operación Libertad Duradera», cuando los líderes talibanes depusieron inicialmente las armas.

DV: Afganistán es un caso de estudio del programa Fénix estándar de dos niveles desarrollado en Vietnam del Sur. Se trata de una guerra de guerrillas dirigida a cuadros de «alto valor», tanto para su reclutamiento como para su asesinato. Ese es el nivel superior. También es una guerra psicológica contra la población civil, haciendo saber a todos que serán secuestrados, encarcelados, torturados, extorsionados y/o asesinados si se puede decir que apoyan a la resistencia. Ese es el segundo nivel: aterrorizar a los civiles para que apoyen al gobierno títere de EEUU.

El ejército estadounidense se resistió a participar en esta repugnante forma de guerra (modelada al estilo de las fuerzas especiales de las SS Einsatzgruppen y la policía secreta al estilo de la Gestapo) durante la primera parte de la guerra de Vietnam, pero se enganchó a proporcionar soldados para dar cuerpo a Phoenix. Fue entonces cuando la CIA empezó a infiltrarse en el cuerpo de oficiales subalternos del ejército.

Los oficiales de la CIA Donald Gregg (presentado por el revisionista de la guerra Ken Burns en su serie sobre la guerra de Vietnam) y Rudy Enders (a quienes entrevisté para mi libro El Programa Fénix), exportaron Fénix a El Salvador y América Central en 1980, al mismo tiempo que la CIA y los militares unían sus fuerzas para crear la Fuerza Delta y el Comando Conjunto de Operaciones Especiales para combatir el «terrorismo» en todo el mundo utilizando el modelo Fénix. Ya no hay guerras convencionales, así que los militares, por razones económicas y políticas, se han convertido, bajo el cuerpo de oficiales subalternos reclutados por la CIA hace años, en la fuerza policial de facto del imperio estadounidense, operando desde más de 700 bases en todo el mundo.

LS: ¿En qué forma y de qué manera está vivo hoy el programa Fénix en la patria de Estados Unidos?

DV: Karl Marx explicó hace más de 150 años cómo y por qué los capitalistas tratan a los trabajadores de la misma manera, ya sea en casa o en el extranjero. A medida que el capitalismo evoluciona y centraliza su poder, a medida que el clima se degenera, a medida que la brecha entre ricos y pobres se amplía, y a medida que los recursos se hacen más escasos, las fuerzas policiales de Estados Unidos adoptan estrategias y tácticas «antiterroristas» al estilo de Phoenix para utilizarlas contra la población civil. El gobierno ha promulgado leyes de «detención administrativa», que son la base legal de las operaciones al estilo Fénix, para que los civiles puedan ser arrestados bajo la sospecha de ser una amenaza para la seguridad nacional. Phoenix era un método burocrático para coordinar los organismos que participan en la recopilación de información con los que realizan operaciones «antiterroristas», y el Departamento de Seguridad Nacional ha establecido «centros de fusión» basados en este modelo en todo el país. Las redes de informantes y las operaciones psicológicas contra el pueblo estadounidense también han proliferado desde el 11-S. Todo esto se explica en detalle en mi libro, The CIA as Organized Crime.

LS: ¿Qué importancia tienen los medios de comunicación para la percepción pública de la CIA?

DV: Es la característica más crítica. Guy Debord dijo que el secreto domina el mundo, sobre todo como secreto de dominación. Los medios de comunicación impiden que se sepa cómo se está dominando, al mantener los secretos de la CIA. Los medios de comunicación y la CIA son la misma cosa.

Lo que tienen en común la FOX y la MSNBC es que, en una sociedad capitalista libre, las noticias son una mercancía. Los medios de comunicación se dirigen a la audiencia demográfica para vender un producto. Todo son noticias falsas, en la medida en que cada medio de comunicación sesga su presentación de las noticias para satisfacer a sus clientes. Pero cuando se trata de la CIA, no sólo es falsa, sino que es un veneno. Subvierte las instituciones democráticas.

Cualquier organización u operación doméstica al estilo de Phoenix depende del doble lenguaje y la negación, así como del secreto oficial y la autocensura de los medios de comunicación. La necesidad generalizada de la CIA de controlar totalmente la información requiere la complicidad de los medios de comunicación. Esta fue una de las grandes lecciones que la derrota en Vietnam enseñó a nuestros líderes. Los directivos altamente adoctrinados y bien recompensados que dirigen el gobierno y los medios de comunicación nunca más permitirán que el público vea la carnicería que infligen a los civiles extranjeros. Los estadounidenses nunca verán a los niños iraquíes, afganos, libios y sirios mutilados y asesinados por las fuerzas mercenarias estadounidenses y las bombas de racimo.

Por otro lado, las representaciones falsificadas de los secuestros, torturas y asesinatos de la CIA se glorifican en la televisión y en las películas. Contar la historia adecuada es la clave. Gracias a la complicidad de los medios de comunicación, Phoenix ya se ha convertido en el modelo para proporcionar seguridad política interna a los líderes de Estados Unidos.

LS: ¿Es la CIA un enemigo del pueblo estadounidense?

DV: Sí. Es un instrumento de la élite política rica, hace sus negocios sucios.

Referencias.

(1) Dan Baum: «Legalize It All – How to win the war on drugs», publicado en Harper’s Magazine en abril de 2016.

(2) «Haldeman Diary Shows Nixon Was Wary of Blacks and Jews», publicado en The New York Times el 18 de mayo de 1994.

Esta entrevista apareció originalmente en Lars Schall.

Fuente: https://www.counterpunch.org/