Por fin el primer presidente de raza afro-americana en la historia de Estados Unidos de Norteamérica, se ha sacado la careta de cristiano, y no ha podido contener mas su esencia secular. En una declaración, que ha muchos engañados ha dejado atónitos, el presidente de USA en ejercicio don Barack Obama, ha declarado públicamente que:

«… Yo he concluido que, para mi… personalmente… es importante para mi… afirmar que.. yo pienso que parejas del mismo sexo deberían poder casarse.«

Con estas balbuceantes palabras, el presidente de color afirmaba lo que muchos en la iglesia cristiana habían sospechado desde hacia tiempo. Lo mas embarazoso y humillante para la cristiandad fue la decisión de Obama de confirmar esta visión en un acto publico en la Iglesia Bautista de Mount Ennon en el condado de Príncipe George, en el estado de Mariland, vecina a Washington. Algunos de los pastores bautistas convocados a la conferencia de prensa mostraron claras evidencias de haberse molestado con las declaraciones y declararon enfáticamente que esta  posición del presidente hacia difícil para ellos el apoyar su reelección.

Obama escogió deliberadamente esta iglesia pues el pastor de esta congregación, Rev. Delman Coates es conocido por su activa participación en eventos públicos dirigidos a reconocer el derecho a  casamiento de los homosexuales. En febrero recién pasado, este pastor se presento en TV, junto al gobernador demócrata de Mariland  Martin O’Malley (D) en un debate del proyecto de ley que legalizaría el matrimonio de parejas del mismo sexo. En una reciente entrevista, este pastor declara:

«Es simple: ¿homosexuales y lesbianas merecen el mismo derecho que el resto de nosotros tienen?; para mi la respuesta a esta pregunta es un definitivo SI!

Reverendo Desmond Coates

Esta son las palabras enfáticas de un «pastor» de una iglesia cristiana bautista que se supone debe mantener la palabra de Dios en su boca. Sin embargo es evidente que estas palabras, como todas las pronunciadas por el mundo secular, estan diseñadas para atrapar y convencer con medias verdades. ¿Quien se negaría a aceptar que estos individuos tiene el mismo derecho que cada uno de nosotros? Y de echo lo tienen. Como individuos tiene los mismos derechos frente a la ley, e inclusive tienen las mismas oportunidades a ser salvo, como cualquier pecador.

Tal vez se olvida o pasa por alto este pastor liberal que en Génesis 1:27  dice claramente:

«Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgarla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra».

No necesitamos interpretación para leer que Dios creo al hombre y mujer, los bendijo y les MANDO (mandamiento) que se multiplicaran. Me puede decir este pastor, donde aparece la bendición para los homosexuales y lesbianas, o como es que esto depravados pueden multiplicarse y así cumplir el mandamiento.

No hay duda que en cuanto a las leyes civiles imperantes en un país, los cristianos solo podemos hacer conocer nuestros valores doctrinales en cuanto sea posibles entregar estas verdades, de ningún modo podemos exigir o forzar nuestra fe en el conjunto de la sociedad .

Sin embargo los cristianos tenemos la obligación dar a conocer las verdades de Dios reveladas en la biblia. Primero que nada, los cristianos debemos entender que en esta bendición y mandamiento entregada en Génesis 1:27-28, Dios  hace de la unión del hombre y la mujer una institución divina y no meramente social y legal. Esta institución del matrimonio fue creada para cumplir lo decretado por Dios, esto es: ser fructíferos o dar a luz y multiplicarnos en cantidad, hasta llenar la tierra.

Si esta institución fuera solamente una creación cultural, simbólica y civil, usted  como cristiano que todavía duda, que valor le asignaría a las palabras de nuestro Señor y Maestro Jesús, que refiriéndose al matrimonio en Mateo 19:6, dice:

«Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre».

Fíjese que Jesús dice que el ha juntado a la pareja en el matrimonio, nosotros no lo vemos porque ocurre en el mundo espiritual. Por lo tanto es un evento espiritual y divino. ¿No cree usted?.

De tal forma que EL MATRIMONIO ES UNA INSTITUCIÓN DIVINA, y no meramente dos viviendo juntos. A estos últimos les llama: fornicarios y adúlteros.

Por ultimo, si el Espíritu de Dios, por intermedio de su siervo Pablo declara en Romanos 1:26-28 que la relación sexual entre personas del mismo sexo son ofensivas a Dios, como cualquier pecado, como se puede explicar que lideres religiosos cristianos puedan intervenir elocuentemente para que la sociedad civil les reconozca a estos «depravados» su derecho a continuar en su pecado. Pero no contentos con elevar esta perversión a derecho igualitario también quieren invadir en el terreno religioso y espiritual lo cual es el matrimonio y destruir su esencia divina. El enemigo quiere hurtar y destruir todo lo que Dios a instituido en la tierra. Acordémonos que igualmente engaño a Eva a través de medias verdades, y desde entonces el hombre esta sujeto a servidumbre de satanás, el príncipe de este mundo (Juan 12:31; Juan 14:30; Juan 16:11).

«Porque el que es de alguno vencido, es sujeto a la servidumbre del que le venció.» 2 Pedro 2:19

En fin, que se puede esperar de un demócrata, liberal engañador coludido con un pastor cristiano confundido.

«El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.» Juan 10:10

Bendito sea nuestro Señor y Salvador Jesús

Gabriel

(No había notado que había un «Me gusta» generado desde mi computadora)